Propuestas económicas para el Agro Mexicano

Actualizado: 24 de jul de 2020

Propuesta Económica para la Actividad Agropecuaria y Forestal durante la Etapa de Contingencia por COVID-19 Gildardo Cilia López Contexto General La SAGARPA ha hecho especial énfasis que el abasto de alimentos está garantizado y que las cadenas productivas están trabajando con normalidad; aclarando que en términos de producción no hay desabasto ni afectaciones, toda vez que el COVID-19 no tiene impacto alguno en la producción de comida o de productos agrícolas. En términos generales esto podría ser cierto, sin embargo, existe un serio problema en la comercialización de hortalizas y frutas por la disminución significativa de la demanda. Esto ha propiciado que lamentablemente se pierdan volúmenes importantes de producción, debido a la pronta descomposición de la mayoría de estos productos perecederos y que los productores primarios vendan muy por debajo de sus costos de producción e incluso que regalen sus cosechas ante la imposibilidad de contener el deterioro o pudrimiento de sus productos. Toda crisis es también un momento de oportunidades y es importarte actuar sobre las cadenas de valor y de proveeduría existentes en el campo mexicano; sobre todo es necesario contar con esquemas de comercialización más eficientes. También es una magnífica oportunidad para reforestar nuestros bosques y selvas y con ello, restaurar suelos que presentan altos niveles de erosión. Las siguientes propuestas atienden la problemática de las actividades productivas rurales, considerando el orden de prioridades que se están suscitando en el momento actual. 1.- Propuestas para la comercialización de productos perecederos (hortalizas y frutos). Corto Plazo. • Rescatar las cosechas de los productos perecederos, adquiriéndolas a precios que garanticen un margen razonable de utilidad al productor sobre el costo promedio por zona y paquete tecnológico. • Garantizar el abasto de estos productos en las zonas marginales o donde se prevea su carencia, asumiendo pérdidas. • Generar contratos con los diferentes entes que participan en la red de comercialización (agroindustrias, centros comerciales, centrales de abasto, entre otras) revendiendo los productos a precio de rescate. • Por sobreoferta, dar preferencia a la adquisición de productos nacionales y disminuir los niveles de importación. Propuesta de Corrección Ante la ausencia de una bolsa agropecuaria o lonja que regule naturalmente el mercado, es indispensable consolidar el esquema de “Agricultura por Contrato”, con las siguientes premisas para su correcto funcionamiento: • Coadyuvar al acercamiento entre productores primarios y compradores, cuidando y regulando su esquema de operación en la circunscripción de contratos. • Generalizar el uso de este instrumento para garantizar la comercialización a futuro con un precio justo de venta. • Determinar un precio adecuado para las próximas cosechas, considerando, por esta vez, el precio promedio de los productos en 2019; para lo cual se requiere normalizar la curva sin considerar los picos máximos y mínimos de cotización, así como establecer un margen de utilidad razonable, tomando en cuenta los costos del producción de los paquetes tecnológicos. • Constituir gradualmente un esquema sólido de mercado e irse alineando a las cotizaciones de las principales lonjas agropecuarias del mundo, principalmente a la de Chicago. • Consolidar este esquema significa contar con las siguientes ventajas: o Garantizar el suministro de insumos de semillas e insumos al productor. o Adelantar anticipos en forma de crédito por parte de los compradores y abrir líneas de crédito en la banca formal, particularmente (en un primer momento) a través de la banca de desarrollo. o Reducir los riesgos de volatilidad de los precios en los productos agrícolas que suelen tener picos extraordinarios a la alza o a la baja. o Garantizar la utilidad ex ante del proceso productivo de los agricultores. o Abrir nuevos mercados que no se encuentran disponibles para los productores medianos y pequeños. 2.- Propuesta para el Ciclo Primavera-Verano 2020, granos básicos. En virtud de que el Ciclo Primavera-Verano dio inicio en este mes de abril y ante la prerrogativa de alcanzar la autosuficiencia alimentaria, en el contexto actual es necesario instrumentar un Plan Emergente, con las siguientes líneas de acción: • Contar con un stock suficiente de semillas, a efecto de garantizar su provisión en forma suficiente a los productores por zonas, contemplando como precio de referencia los costos mínimos integrados a los paquetes tecnológicos en el Ciclo Primavera-Verano 2019. • Dotar de fertilizantes considerando como precio de referencia, el costo mínimo integrado a los paquetes tecnológicos 2019. • Operar, en su caso, inmediatamente el pago de Seguro Agrícola Catastrófico. • Dotar de semillas forrajeras a bajo costo e impulsar la producción de forrajes en las zonas ganaderas. • Dotar de suplemento alimenticio a bajo costo para la cría y desarrollo de las diferentes especies pecuarias. • Ampliar la capacidad de abasto y distribución de Diconsa y Liconsa, particularmente, en las zonas pobres y de alta marginación urbanas y rurales. • Impulsar a través de FIRA el otorgamiento de créditos con tasas preferenciales, teniendo como límite máximo la tasa de referencia de 6.5%. • Ampliar la demanda crediticia de la FND, a bajas tasas, flexibilizando las condiciones para el otorgamiento de créditos y sin someter a nuevos requisitos a la clientela habitual. 3.- Acciones para Recuperar Selvas y Bosques: • Impulsar la reforestación en las zonas que presentan una mayor afectación, utilizando preferentemente plantas nativas. • Desarrollar obras relacionadas con la captación de agua y retención de suelos, promoviendo el trabajo comunitario. • Ampliar la cobertura del programa de pagos por servicios ambientales.


¿Te parece valioso este contenido? Muéstraselo a su autor con una aportación de tu parte aquí. Él y todos por aquí te lo agradeceremos.

25 vistas1 comentario