Ekonosphera%20coloes_edited.png

Qué buscamos

En qué creemos. Qué queremos. Qué nos proponemos. Cómo lo hacemos

En qué creemos:

En la continuidad del cambio, porque sin él no existiría evolución progresiva en la humanidad ni en la vida social, el cambio significa reto: obliga a pensar en las mejores causas, también a establecer metas ascendentes.

El cambio le da aliento al conocimiento, a las ciencias y a las artes. Rompe con la monotonía, siempre adversa a la imaginación y a la creatividad. Genera nuevos paradigmas y la necesidad de analizar paradójicamente el pasado para conservar lo mejor de él: lo que es útil y necesario.

 

El método del desarrollo filosófico y científico, también tiene su sustento en el cambio. La dialéctica tuvo su origen en la necesidad de cuestionar, para aproximarnos lo más posible a la verdad. Sólo con la contraposición de ideas fue posible alcanzar niveles superiores de conocimiento y hacer nuevos planteamientos sobre el origen, causas y efectos de los fenómenos naturales y sociales, dentro de una escala ascendente.

 

La economía, como toda ciencia, siempre está expuesta a su verificación; más aún porque sustenta su desarrollo en la dinámica social. Sin embargo, más allá de la observación fenoménica, lo que interesa de la ciencia económica es su calidad propositiva; es decir, las medidas que se deben adoptar para alcanzar los equilibrios que conduzcan a la armonía social y sostenible.

 

Los retos son mayúsculos; porque en la economía no basta la descripción, es necesario proponer alternativas de solución en un ámbito progresivo, debido a que cotidianamente surgen nuevos retos y necesidades. Todo equilibrio se traduce como una tendencia a alcanzar. O como un punto de referencia, en el que coincide la máxima generación de riqueza con una distribución en el que se satisfaga óptimamente las necesidades espirituales y materiales de los hombres. En un plano amplio, esto significa crecer con justicia social.

Qué queremos:

Como economistas, abrir un espacio que nos permita continuamente:

  1. Analizar la realidad económica con un enfoque integral que nos permita dilucidar las causas y las consecuencias de los fenómenos que afectan el desarrollo económico.

  2. Mantener una posición proactiva a partir de propuestas razonables que coadyuven a generar alternativas de solución a los principales desequilibrios económicos.

  3. Dar prioridad en el análisis a lo que acontece en nuestro país, a efecto de asumir el compromiso de generar los mejores planteamientos para su desarrollo.

Qué proponemos:

Bajo el enfoque dialéctico que permite avanzar en el desarrollo del conocimiento, nuestros principales propósitos son:

  1. Contar con una herramienta que permita  discutir, construir, publicar y difundir información, análisis y propuestas económico-financieras, así como de aportaciones con importante contenido económico por su profundidad teórica, analítica y propositiva.

  2. Ser un vínculo de convergencia de los economistas, que respeta plenamente la pluralidad del pensamiento económico y sobre la base de que es partir de esta pluralidad que se puede llegar a las conclusiones más robustas.

  3. Ser un referente en el análisis de la economía mexicana y proponer estrategias para el desarrollo del país a los sectores público, privado y social.

  4. Incidir en las políticas públicas, dándole especial importancia a aquellas que inciden en la solución de los graves problemas del país.

  5. Impulsar el desarrollo de la teoría económica.

Cómo lo hacemos:

En congruencia con la necesidad de ser una plataforma que permita la convergencia de ideas, en un ámbito de pluralidad y respeto, es necesario:

  1. Convocar a los economistas, sin distinguir posición ideológica o preferencia hacia una teoría o doctrina económica. El espacio tiene que ser de todos y no sólo de una escuela o tendencia económica.

  2. Nutrir el espacio con economistas que participen en diferentes actividades públicas y privadas, a efecto de garantizar que aporten sus valiosos conocimientos y experiencias; lo que nos acercará a la praxis económica.

  3. Privilegiar la necesaria tolerancia hacia la crítica, que es lo que hará posible enriquecer el intercambio de posiciones e ideas y la generación de propuestas.

  4. Destacar los temas a la situación del país, haciendo especial énfasis en los impactos económicos, sean éstos favorables o no.

  5. Impulsar que todo diálogo tenga un corolario de propuestas o acciones a seguir.

  6. Garantizar la riqueza en los contenidos y de las salas de debate, dentro de un proceso de mejora continua.

  7. Contar con un medio autosuficiente que posibilite la libre generación de ideas, sin existir compromisos económicos que minen su independencia o credibilidad