Tengo otros datos

Actualizado: 24 de jul de 2020

Tengo otros datos

Urgente revisar el pacto fiscal sin mitos ni estigmas

Las políticas del Gobierno Federal para enfrentar la pandemia por Covid-19 así como otras acciones en materia económica que se han tomado en las últimas semanas, no ha sido del agrado de varios gobernadores por lo que algunos de ellos han presionado que se revise el pacto fiscal.

Los gobernadores de Jalisco, Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, manifestaron el pasado mes de abril su desacuerdo con el Gobierno de la Cuarta Transformación y piden cambios en la coordinación fiscal con la Federación e inclusive dos de ellos han amagado con renunciar a este acuerdo si no son escuchados.

Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, propuso que se cancelara el pacto federal, a fin de que los impuestos se queden en cada una de las entidades y se destinen a temas de salud, en lugar de asignar recursos a obras como el tren maya y la refinería de Dos Bocas.

Enrique Alfaro, quien es gobernador de Jalisco dijo que los empresarios de su estado, plantearon una serie de puntos al Gobierno Federal, entre los que destaca la necesidad de convocar de manera inmediata a una convención nacional hacendaria para poder revisar el pacto fiscal.

El mandatario jalisciense, manifestó estar de acuerdo con el planteamiento del empresariado de su entidad en lo que se refiere a la coordinación fiscal ya que son muchos los abusos que comete la federación, por lo que es necesario revisar el pacto y de no hacerlo provocaría que las entidades federativas que aportan más a la economía tendrían que tomar cartas en el asunto.

El pacto fiscal se estableció en el país desde 1980 y este acuerdo implica que todos los impuestos federales que se cobren se vayan a una bolsa común para ser repartidos; sin embargo en los últimos meses este ha sido sujeto de críticas por parte de la oposición que asegura que el Congreso beneficia “de forma clientelar” a las entidades.

La coordinación fiscal es una práctica muy común en el mundo y tiene como fin que haya un equilibrio entre regiones y que no haya tanta desigualdad presupuestaria y desarrollo económico.

La recaudación de impuestos tributarios federales (ISR, IVA, IEPS, comercio exterior, ISAN y otros) en los estados tiene un efecto redistributivo porque el nivel que aporta cada entidad federativa no coincide necesariamente con los recursos que la federación distribuye por participaciones y aportaciones

En la conferencia mañanera del 24 de abril el presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó que pos-Covid se haga una revisión del pacto fiscal para que haya un mayor equilibrio entre los recursos que aportan y reciben de la federación las entidades. “Pero tendrían que verse todas las cosas, todo conjunto, porque a final de cuentas el dinero del Presupuesto es dinero del pueblo, es de todos”.

Los datos que habría que tomar en cuenta para la revisión de la coordinación fiscal y hacer los cambios respectivos son varios y se tendrá que analizar de cuanta recaudación federal tiene cada entidad federativa y cuanto recibe de estas de la federación.

En el Anuario estadístico y geográfico de los Estados Unidos Mexicanos del 2018, nos señalan que la Ciudad de México recauda el 53.7 por ciento de los impuestos del país. Mientras que los estados inconformes recaudan menos del 10 por ciento: Tamaulipas y Nuevo León, 7 por ciento; Jalisco, 2.6 por ciento; y Coahuila 1.2 por ciento.

El reclamo de los gobernadores que piden una revisión del pacto fiscal, parten en mi opinión de un mito de que el norte del país es próspero y mucho más productivo que el sur y que no es justo que sus entidades federativas tengan que mantener a sus contrapartes que están abajo geográficamente.

La gran renta petrolera que tuvo México en los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, se obtuvo en su mayor parte de los estados de Campeche y Tabasco y los estados que hoy están en desacuerdo con el pacto fiscal gozaron de recursos extraordinarios provenientes de entidades federativas del sur del país.

Los gobiernos estatales tienen que revisar también sus ingresos tributarios locales y para depender de menor manera de los impuestos federales. Estados y municipios deben de ser más eficientes en el cobro de contribuciones locales como el impuesto predial, Impuesto sobre Adquisición de Inmuebles y Transmisión de Dominio, Impuesto por Alumbrado Público, entre otros.

En 2018 la Ciudad de México fue la entidad federativa que mayor recaudación local tuvo a nivel nacional con 38.9 por ciento del total, el Estado de México fue el segundo lugar con 12.5 por ciento y en tercer lugar Nuevo León con 7 por ciento, mientras que Jalisco su recaudación local fue del 3.1 por ciento, Coahuila del 2.2 por ciento y Tamaulipas con apenas el 1.7 por ciento.

Es urgente una revisión del pacto fiscal y que haya una distribución más equilibrada de la captación de recursos tributarios federales y los Estados y municipios, deben de fortalecer su tributación local.


¿Te parece valioso este contenido? Muéstraselo a su autor con una aportación de tu parte aquí. Él y todos por aquí te lo agradeceremos.


39 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo